Inicio / Información / Los dominicanos de ascendencia haitiana cansados de los prejuicios en las urnas

Los dominicanos de ascendencia haitiana cansados de los prejuicios en las urnas

A un mes de las elecciones presidenciales, un segmento de la sociedad dominicana teme que se le niegue el derecho al voto.
Los dominicanos de ascendencia haitiana – personas nacidas en la República Dominicana de padres inmigrantes indocumentados – han estado luchando por la igualdad desde 2013, cuando un fallo judicial anuló la ciudadanía de decenas de miles de dominicanos.

La crisis por la repentina apatridia de tantos llevó al gobierno dominicano a proporcionar un camino para que los afectados recuperen su ciudadanía dominicana.
Los grupos de derechos civiles que representan a los dominicanos de ascendencia haitiana testificaron ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en Washington el viernes, argumentando que este segmento de votantes se verá privado de sus derechos.
A pesar de las afirmaciones del gobierno de que todos los que calificaron para que se les restituya su ciudadanía lo hicieron, y que a ningún dominicano se le negará el derecho al voto, los testigos dijeron a la comisión que la realidad sobre el terreno es muy diferente.

Después de una crisis

Los dominicanos de ascendencia haitiana se han quejado durante mucho tiempo de que otros los tratan como ciudadanos de segunda clase.
En 2008, a Juliana Deguis, nacida en la República Dominicana de padres haitianos, se le negó la tarjeta de identificación nacional, supuestamente porque su apellido sonaba a haitiano. La tarjeta de identificación nacional también se utiliza para votar.
Deguis presentó una serie de quejas que llegaron al más alto tribunal del país. En 2013, el tribunal dictaminó que Deguis no sólo no era ciudadana debido al estatus migratorio de sus padres, sino que todos los dominicanos nacidos de padres inmigrantes no tenían derecho a la ciudadanía.
El viernes, la promotora de derechos humanos Noemí Méndez dijo a los comisionados de la CIDH que el proceso de restauración de la ciudadanía era tan desordenado que miles de votantes elegibles no tienen la identificación nacional adecuada para votar.

Alegato ante la Comisión de Derechos Humanos

La acusación contra el gobierno dominicano es que los funcionarios están violando la Carta Democrática Interamericana al celebrar unas elecciones en las que un segmento de los ciudadanos no podrá participar.
La CIDH es una rama de la Organización de Estados Americanos.
“Este segmento es víctima de una discriminación sistémica”, dijo Méndez. Acusó al gobierno de perpetuar la discriminación y la desigualdad que enfrentan los descendientes de haitianos.
Otra testigo, Ana María Belique, contó la historia de un candidato a un cargo electo, un dominicano de ascendencia haitiana, al que no se le permitió presentarse porque sus papeles no estaban en regla.
Lo único que los comisionados quieren ver: evidencia y datos que apoyen la afirmación de que los dominicanos de ascendencia haitiana se convertirán en votantes privados del derecho a voto, o que todas las quejas han sido resueltas.

Puede interesarte

Puerta plata de noche en RD

San Felipe de Puerto Plata, para darle su nombre oficial completo (pero todo el mundo …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *